ArcelorMittal reitera su compromiso con la comunidad y hace un llamado a conducirse dentro del marco legal

Desde el pasado mes de julio de 2018, ArcelorMittal sostuvo reuniones con la asamblea ejidal de Playa Azul con la intención de celebrar un nuevo Convenio de Ocupación temporal de tierra en virtud de que se acercaba el término de la vigencia del acuerdo firmado en septiembre de 2008.

En todo momento, ArcelorMittal se orientó en proponer un acuerdo que fuera sustentable para la empresa, con una serie de ofrecimientos acordes a la nueva realidad, sin embargo, la comisión negociadora del Ejido Playa Azul expresó su deseo de no celebrar un nuevo convenio, por lo que, la empresa se mostró respetuosa de tal decisión.

La empresa compartió con el Ejido Playa Azul la información relacionada a las condiciones de mercado y explicó cómo han cambiado desde que se celebró el convenio previo, de la misma manera se adentró en los detalles del monto total del convenio y de cómo se incrementó cerca del 500% el costo del contrato en un periodo de 10 años, muy superior a la inflación anual. La propuesta del Ejido se basaba en un incremento adicional del 316% sobre el costo del convenio que finalizó el pasado 6 de septiembre, lo cual resultaba incosteable ante las nuevas condiciones del terreno y el mercado. El Ejido buscando incrementar el pago decide no realizar un nuevo convenio bajo otras condiciones, por lo que la empresa respetó su decisión.

Al término del convenio, ArcelorMittal México formalizó la devolución del inmueble al Ejido a través del acta de entrega – recepción del predio, en consecuencia la empresa iniciaría el procedimiento de cierre de instalación, incluyendo las medidas de remediación conducentes, de acuerdo a los lineamientos establecidos por las autoridades correspondientes y por el mismo convenio, pero esto no se pudo llevar a cabo debido a que el Ejido realizó un bloqueo en los caminos de acceso impidiendo el paso de nuestros trabajadores y la salida de maquinaria y activos propiedad de ArcelorMittal.

En ese sentido, es importante señalar, que la servidumbre de paso es de uso común, por lo que legalmente debe darse el libre tránsito a la población en general, incluida la empresa y sus trabajadores. Ante el bloqueo la empresa ha solicitado en reiteradas ocasiones al Ejido y a las autoridades correspondientes el apoyo para restablecer el estado de derecho y garantizar el uso de paso, porque de continuar con un bloqueo ilegal a las instalaciones y propiedades de la empresa podría afectar la producción y por ende a toda la base trabajadora y comunidades que dependen de la productividad de la empresa.

ArcelorMittal se mantiene abierta al diálogo en un ambiente de respeto y cordialidad, y rechaza todo acto fuera del marco legal que perjudique la estabilidad de la fuente laboral y desarrollo de la región.

Related posts

Leave a Comment