Agravar penas a delitos de robo de transformadores y material eléctrico o de cobre, propone Manuel López Meléndez

Con la finalidad de inhibir las conductas que atentan contra la paz de nuestra sociedad, el Coordinador del Grupo Parlamentario del PRD en la LXXIII Legislatura Local, Manuel López Meléndez, propuso al pleno que se tipifique como delito grave y se aumente la sanción tanto para quienes se roban transformadores y material eléctrico o de cobre, como para quienes lo compran, y con ello no tengan acceso a la libertad bajo caución.
Al hacer uso de la tribuna, el Diputado local presentó la iniciativa para reformar el Código Penal del Estado, a través de la cual propone aumentar la pena del delito de robo hasta en cinco años de prisión cuando en bienes destinados a la prestación de un servicio público, estatal, municipal o de la propiedad privada; si el objeto del robo son transformadores, alambres, cables, conexiones, tapas, tubos, embobinados, conectores, conductores, placas u objetos similares de alguna aleación metálica o cualesquiera otros implementos de esa naturaleza.
De igual forma, en la iniciativa se establece “quien o quienes adquieran este material, con el propósito de comercializarlo en su forma de origen o reciclada sin demostrar su licita procedencia”, también serán acreedores a dicha pena en prisión.
El líder de la bancada perredista en la máxima tribuna resaltó que en los últimos tiempos la demanda por el cobre, ha provocado que este mineral sea robado de manera indiscriminada, sin importar la afectación que se causa a las personas. “Dicho ilícito va desde el robo de tuberías de casa habitación hasta el robo de trasformadores y material eléctrico, principalmente los que abastecen de energía a los pozos de riego, afectando significativamente al sector agrícola de nuestro estado, no solo por el valor económico que representa, sino además, por la pérdida de su fuente de ingresos, como ha llegado a ser hasta la misma pérdida de su cosecha”.
El problema dijo es que en muchos casos dicho ilícito no se denuncia, ya que la gente por desconfianza o por ignorancia no acude ante el ministerio público, sino por el contrario recurren a sus autoridades municipales para solicitar el apoyo respectivo para volver a comprar, en específico los campesinos, que son el sector más afectado con el robo de transformadores.
Dicho ilícito, refirió no se encuentra en el Código Penal actual como delito grave, por lo tanto esta acción ilícita ha ido en aumento tanto por quien lo roba, como por quien lo compra.
“También tenemos registros que por el robo de equipo, se ha provocado que colonias y comunidades de zonas vulnerables se vean sumamente afectadas en su economía, ya que son los vecinos quienes tienen que comprar el material sustraído para volver a reparar la maquinaria de bombeo”.
Aunado a lo anterior, otro problema es el robo en los cableados eléctricos a comunidades, colonias completas, así como el robo de alcantarillas metálicas, lámparas, sistemas de iluminación, tubos, placas conmemorativas, monumentos históricos u objetos diversos de aleación metálica, por lo que también se deben agravar las penas para quienes cometen estos ilícitos.
Si el robo se comete contra instalaciones públicas, es delito federal y se encuentra tipificado en el Código Penal Federal. Sin embargo, el robo de bienes públicos de índole estatal y municipal, así como el robo en industrias, hogares y empresas es de índole local, de ahí la necesidad de tipificar dicha conducta delictiva, la cual afecta gravemente a la sociedad michoacana y por lo cual el coordinador del Grupo Parlamentario del PRD, Manuel López Meléndez, propone al pleno que se considere como delito grave.

Related posts

Leave a Comment